• Dónde ver aves 

Santuario de la Naturaleza Carlos Andwanter 

Ubicado a 3 kilómetros al norte de la ciudad de Valdivia, comenzando en la separación de los río Cruces y Cau Cau. Esta reserva natural posee una extensión de 25 kilómetros y un ancho de 2 kilómetros. El origen de este santuario se debe al cataclismo de 1960 cuando extensas zonas ribereñas del río Cruces se hundieron dando origen a un singular humedal de 6 mil hectáreas, de las cuales 4.877 ha. están protegidas como Santuario de la Naturaleza por el Ministerio de Educación (D.S. 2.734 del 3 de junio de 1981) y como sitio RAMSAR por la Convención de Humedales de Importancia Internacional.

Dentro de las aves que se pueden observar se encuentra el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus), siendo uno de los centros de reproducción más grandes del país de esta especie. Otras de las especies de aves abundantes eran las taguas (Fulica) y la tagüita (Gallinula melanops). Además, se reproducen colonias de garzas (Ardea alba, Ardea cocoi, Nycticorax nycticorax, Bubulcus ibis y Egretta thula) y varias especies de anseriformes.


Desembocadura del Rio Chaihuin


Ubicada en la comuna de Chaihuin distante a 30 km de Corral, esta localidad se emplaza en la ribera del Rio Chaihuin, rio protegido que se extiende por más de 87 km y que limita con la Reserva Costera Valdiviana y el Parque Nacional Alerce Costero.

De gran belleza escénica, en el es posible divisar diversas de aves tanto acuáticas como normales.


Reserva Punta Curiñanco

Ubicada al norte de la playa y localidad de Curiñanco en Valdivia, esta area costera protegida propiedad de la ONG CODEFF destaca por su belleza, además de sus especies presentes de la selva Valdiviana, así como fauna local.

Entre las aves que se han observado en el lugar destacan el Cinclodes nigrofumosus (Churrete Costero), el Elaenia albiceps (Fío-Fío), el Phalacrocorax gaimardi (Cormoran Lile) y el Buteo polyosoma (Aguilucho).


Playa de Pilolcura

Esta pequeña localidad se encuentra a 26 km de Valdivia por la ruta T-340, ruta de ripio que cruza la Cordillera de la Costa. Por esta ruta además, puede visitar el Parque Oncol.

Contiene una de las playas más hermosas de la ciudad, debido a sus singulares  y grandes formaciones rocosas esculpidas por incesantes olas.

En cuanto a las aves presentes es posible divisar miles de aves marinas que anidan en el lugar, sobre todo en la época de verano, en donde una gran cantidad de aves migratorias vuelven del hemisferio norte.